El pan con semillas de amapola es uno de los productos más característicos de nuestras hamburguesas gourmet. Incluir este ingrediente en el producto final diferencia el servicio de Hermes’ Journey del de otros locales de street eatery. Pero, ¿sabes realmente qué son las semillas de amapola? ¿Conoces todos sus beneficios y propiedades? Te lo contamos a continuación.

pan con semillas de amapola

La utilización de las semillas de amapola diferencia el producto y le otorga valor añadido, además de propiedades nutricionales adicionales.

¿Qué son y para qué sirven las semillas de amapola?

Las semillas de amapola son un grano que procede de la planta que le otorga su nombre. Su apariencia suele ser negra, azulada o incluso grisácea, y se extraen de una cápsula que contiene la amapola.

Para conseguirlas hay que prestar atención a la flor. De color rojo, los pétalos de las amapolas caen y dejan a la vista la cápsula que anteriormente hemos mencionado. Es aquí donde empieza el proceso de secado de la cavidad. Cuando llega el momento de extraer los granos se abren unas pequeñas puertas por donde salen las semillas al sacudir el conjunto.

La utilización de semillas de amapola en cocina es siempre recomendable si pretendes enriquecer tu dieta. En concreto, los granos tienen múltiples utilidades como ingredientes y complementos alimentarios, así como para reforzar algunos aspectos de tu salud.

hamburguesa

En Hermes’ Journey apostamos por las semillas de amapola porque no solo queremos ofrecer sabor, sino una experiencia alimentaria lo más saludable posible.

¿Cuáles son los usos de las semillas de amapola en cocina?

En general, lo más común es usar las semillas de amapola en crudo. No obstante, también se pueden tostar, cocinar o incluso poner a remojo.

En Hermes’ Journey nos decantamos por uno de los usos más tradicionales: añadir los granos a la superficie de todos nuestros panes para potenciar su sabor y su valor nutricional. Aunque, en realidad, complementar los productos de panadería y horneados con las semillas de amapola difícilmente será una decisión errónea. Pero hay muchas otras opciones.

Para consumir las semillas crudas existe la posibilidad de añadirlas a varios platos y alimentos: ensaladas, yogures, leche, pasteles e incluso verduras. En realidad, no deja de ser cuestión de gustos y sabores.

En el caso de que elijas cocinarlas de cualquiera de las tres formas que hemos mencionado anteriormente, debes tener en cuenta ciertos condicionantes. Como algo positivo, el remojo y la cocción en agua reducen la morfina y codeína que produce en nuestro cuerpo. Sin embargo, el cocinado puede menguar la cantidad de vitaminas y minerales que aportan.

pan con semillas de amapola y flores

La combinación de semillas de amapola con los alimentos aporta variados beneficios para la salud.

¿Cuáles son los beneficios y las propiedades de las semillas de amapola?

Como ya hemos adelantado a lo largo del artículo, el consumo de las semillas de amapola tiene múltiples beneficios y propiedades. Por ello enunciamos en este apartado cinco de los más importantes. ¡Así serás consciente de por qué en Hermes’ Journey apostamos por este producto!

  • Fortalecen los huesos: las semillas de amapola contienen magnesio. El magnesio es un mineral que ayuda a mejorar la absorción del calcio y a reducir la degradación de los huesos. Por tanto, es un elemento beneficioso para la salud ósea.
  • Favorecen el sistema cardiovascular: el magnesio también es útil para mejorar la coagulación de la sangre. Pero, además, el hecho de que las semillas contengan grasas insaturadas y polifenoles antioxidantes puede llegar a reducir hasta un 17 % el riesgo de ataques cardíacos. Es decir, la protección contra enfermedades cardiovasculares es mayor. Incluso el nivel de colesterol en sangre puede reducirse.
  • Agilizan la digestión: las propiedades digestivas de la fibra que contienen las semillas de amapola mejoran la salud intestinal y ayudan a evitar el estreñimiento. La fibra permite que los alimentos pasen de forma más sencilla por el estómago y los intestinos.
  • Alivian el dolor: hay dos elementos que convierten las semillas de amapola en aliadas para aliviar los dolores: los analgésicos y el opio. Los primeros calman el dolor. El opio, por su parte, está en la cápsula de la que se extraen las semillas. Se utiliza generalmente para fármacos y drogas que también favorecen la reducción de dolores.
  • Ayudan a la piel: las semillas de amapola contienen vitaminas, zinc y ácidos grasos. Esto mejora situaciones de acné y otros problemas cutáneos como los eczemas.

Conclusión

En definitiva, en Hermes’ Journey utilizamos este grano por dos motivos evidentes: su sabor y sus propiedades. Escoger el pan con semillas de amapola para nuestras hamburguesas no es una elección casual sino meditada, siempre teniendo en cuenta la satisfacción de quienes deciden visitar nuestro local.